La primera regla

No todas las mujeres comienzan la pubertad a la misma edad. La "horquilla" se abre entre los 8 y 14 años, siendo el desarrollo de las mamas o "telarquia" el punto culminante de la misma. El final de esta etapa llega con la primera regla o "menarquia" que tendrá lugar, en condiciones normales, entre los 10 y los 16 años. En España, la mayoría de las mujeres tienen su primera regla en torno a los 13 años.

Las hormonas son unas sustancias químicas generadas en nuestro organismo por las glándulas endocrinas. Son responsables del funcionamiento del metabolismo y de los cambios corporales. El sistema endocrino tiene un jefe "supremo" que decide y toma las iniciativas: es el hipotálamo . Tiene su base de operaciones en el cerebro y su mano derecha y fiel colaboradora es la hipófisis , situada anatómicamente muy cerca de él.

La hipófisis trabaja produciendo unas hormonas que funcionan como auténticos emisarios de información hasta otras glándulas del cuerpo. Su estímulo hace que estas glándulas empiecen a trabajar de forma regular y ordenada: es el caso de los ovarios en la mujer, los testículos en el hombre, el tiroides o las glándulas suprarrenales.

Durante la infancia, el sistema endocrino está como dormido, trabajando bajo mínimos, despertándose en la pubertad con todo el vigor juvenil para trasformar y poner a punto todo el organismo. 
Las hormonas que intervienen de forma muy activa en la adolescencia y la pubertad sirven para moldear el cuerpo femenino, como si del cincel de un escultor se tratara.

Las gonadotropinas hipofisarias (hormona foliculoestimulante o FSH y hormona luteinizante o LH ) estimulan a los ovarios para que comiencen la producción de otras hormonas que son los estrógenos y la progesterona.

La función de los estrógenos es, durante la pubertad, desarrollar los caracteres sexuales secundarios, es decir, el aumento del tamaño de las mamas y la maduración de los genitales internos (útero y vagina). También hacen que los huesos se formen sólidos y que se acumule grasa en la zona glútea. Llega un punto en que su producción aumenta, dando lugar a la primera menstruación o menarquia.

La progesterona aparece posteriormente, cuando el ovario ha despertado, y su función es la de hacer crecer el endometrio para favorecer los ciclos menstruales en la edad fértil.

 

¿POR QUÉ SE PRODUCE EL SANGRADO MENSUAL, LA MENSTRUACIÓN?

Durante 28 días (no en todos los casos), se producen una serie de cambios hormonales encaminados a preparar el útero para acoger al óvulo generado por el ovario y que llega al mismo a través de las trompas de Falopio.

Si el óvulo es fecundado por el espermatozoide masculino el útero se convierte en una auténtica cuna para que el huevo o cigoto anide en ella y se desarrolle sin problemas. Por el contrario, si el óvulo no se fecunda, el útero recibe la orden de limpiarse, dando lugar a la menstruación que no es otra cosa que la expulsión vaginal de los materiales que el útero había guardado con el afán de alojar el óvulo fecundado, es decir, sangre, células descamativas, moco y agua.

 

¿QUÉ LE RESPONDO A MI HIJA SI ME PREGUNTA ...?

  1. La pubertad y la adolescencia son períodos de cambio tanto físicos como psíquicos. La madre siempre debe estar al lado de su hija para darle los sabios consejos que disipen sus dudas de la fruto de la inmadurez.
  2. Si tu hija se encuentra en la pubertad no dudes en acompañarla al médico para que le aclare todo lo que necesite saber.
  3. Es vital ayudarla a aceptar como algo normal y fisiológico la primera regla, sin tabúes ni verdades a medias.
  4. Hazle comprender que los hábitos tóxicos: alcohol, tabaco y drogas son enemigos de su salud y pueden interferir negativamente en su desarrollo físico, psíquico y emocional, e incluso originar trastornos que pueden acompañarla durante toda la vida.
  5. La adolescencia es una edad difícil, una época de grandes cambios, por eso procura comprender las dudas de tu hija para poder ayudarla a resolverlas. Si no te ves capacitada para hacerlo, busca la ayuda necesaria, ya que es un momento crucial en su desarrollo personal.

En Clínica Trotula estamos especializados en salud femenina y nuestras profesionales están comprometidas en dar la mejor atención.

Llámanos al
950 282 882
si necesitas asesoramiento personalizado.