Flujo Vaginal

Su principal función es lubricar esa zona, para que sea más fácil la penetración, de forma que las relaciones sexuales no sean molestas o dolorosas para la mujer. Además también se ha comprobado que ayuda a los espermatozoides abrirse camino a través del útero, protegiéndolos del ph ácido de la vagina y guiándolos a través de sus canales. Limpia, humidifica y protege de posibles infecciones.

El flujo, también conocido moco cervical, puede variar de color y consistencia durante el ciclo menstrual de la mujer. Esto se debe a que su producción va ligada a la secreción de hormonas reproductivas femeninas.

Cualquier cambio en el equilibrio habitual de las bacterias normales de la vagina puede afectar al flujo. Podremos notar variaciones en el color y espesura de las secreciones, pero también mal olor y picazón.

 

Estas son algunas de las causas que podrían alterar el flujo vaginal:

  • La vaginosis bacteriana. Se trata de una infección más común en mujeres embarazadas o que tienen múltiples relaciones sexuales con distintas personas.

  • Cáncer de cuello uterino.

  • Infecciones de transmisión sexual, como la clamidia o la gonorrea.

  • Infecciones por hongos, infección pélvica tras una cirugía o la enfermedad inflamatoria pélvica.

  • Vaginitis: irritación alrededor de la vagina o en la misma.

  • Tricomoniasis: una infección parasitaria, que generalmente se contrae por tener relaciones sexuales sin protección.

  • Diabetes

  • Duchas vaginales, jabones perfumados

  • Uso de antibióticos

  • ......

En Clínica Trotula estamos especializados en salud femenina y nuestras profesionales están comprometidas en dar la mejor atención.

Llámanos al
950 282 882
si necesitas asesoramiento personalizado.