Hidratación y Nutrición en Verano

Ingerir la cantidad adecuada de líquido diario, además de saciar la sed, mejora los niveles de hidratación, regula el buen funcionamiento de las células, favorece el transporte de nutrientes, mejora la lubricación de las articulaciones y ayuda a mantener la temperatura corporal.

Hay que beber agua antes de que aparezca la sensación de sed. La sudoración es el principal mecanismo de defensa que el cuerpo pone en funcionamiento contra la elevación de la temperatura corporal. Su manifestación mas obvia es la pérdida de agua, sin embargo, en ese proceso se pierden también sales minerales como sodio, potasio y magnesio, fundamentales para un funcionamiento corporal equilibrado. La hidratación con agua debe ser acompañada del consumo de frutas y verduras que aporten este requerimiento adicional de sales minerales. El potasio está presente en el plátano y tomate, siendo los cítricos una excelente fuente de magnesio. Lo ideal es aportar frutas jugosas como sandía, melón, uvas así como ensaladas de escarola, lechuga, pepino, col, remolacha, zanahoria, espinacas..

Son los niños, las personas mayores y adolescentes los más vulnerables a las consecuencias de la deshidratación, ya que en los mayores los mecanismos de detección e identificación de la sed está deteriorado, mientras que en los niños este sentido no se ha desarrollado aún lo suficiente

Disfruta del verano !!

En Clínica Trotula estamos especializados en salud femenina y nuestras profesionales están comprometidas en dar la mejor atención.

Llámanos al
950 282 882
si necesitas asesoramiento personalizado.